Resúmenes de las ponencias

martes, 2 de septiembre de 2008

Conservación del alimoche en las Bardenas Reales y valle del Ebro: Resultados de veinte años de seguimiento

El alimoche está considerado como “En peligro de extinción” a nivel mundial y europeo, en razón del pronunciado declive que han sufrido sus poblaciones y que ha determinado que hoy en día éstas estén reducidas a 10.000 y 3.500-5.600 parejas, respectivamente. El valle del Ebro, y las Bardenas Reales en particular han albergado en décadas recientes poblaciones muy densas de alimoches pero se ha detectado también un declive muy acusado que ha llevado en algunas áreas a la desaparición del 75% de los territorios que estaban ocupados en 1990. A través de un programa de seguimiento a largo plazo que contempla una multiplicidad de hipótesis y objetivos hemos tratado de determinar qué factores están determinando la tendencia regresiva de la población. Desde 1990 han sido controlados unos 150 territorios en todo el valle del Ebro, 56 en Bardenas Reales y su entorno. Se han marcado individualmente con anillas de lectura vertical más de 600 alimoches y 50 con radioemisores convencionales o de satélite. Los resultados muestran que los alimoches del valle del Ebro sufren una mortalidad que ha determinado tasas de supervivencia muy inferiores (<80% anual) a lo esperable para un ave de su tamaño. Este fenómeno viene muy mediado por actividades humanas, principalmente envenenamientos ilegales: hasta 70 alimoches envenenados se han localizado en Navarra y Aragón durante las dos últimas décadas. Se ha detectado también incidencia apreciable de patógenos asociados al consumo de carroñas (principalmente cerdo y pollo) tratada con drogas veterinarias. Existe igualmente un efecto de las condiciones de invernada en el Sahel (Mauritania-Malí-Senegal) de modo que la supervivencia es menor en años más secos. La recuperación de las poblaciones de alimoches de Bardenas Reales y resto del valle del Ebro pasa por la eliminación de la mortalidad asociada a venenos y cambios legislativos que permitan el abandono de cadáveres de ganadería extensiva. Es necesario también potenciar la diversidad de paisajes que incrementa la oferta de presas alternativas, fundamentalmente pequeños vertebrados.

José A. Donázar

Departamento de Biología de la Conservación
Estación Biológica de Doñana (C.S.I.C.)

No hay comentarios: